Depresión en Niños y Adolescentes

Por: Dra. Dolly Figueroa Ellinger
Jueves 14 de agosto, 2014
Depresión

La depresión infantil es un cuadro grave, que puede interferir  con el desarrollo, aprendizaje y maneras en que el niño regulará sus conductas y emociones en la vida adulta.

Es  una alteración diferente y más profunda que las penas y emociones de  la vida cotidiana

Si la tristeza se hace permanente, o si se presentan  conductas inadecuadas persistentes que interfieren con la vida cotidiana en las  actividades de juego, el colegio, o la vida en familia, el niño puede estar presentando una enfermedad depresiva

Es importante saber que la depresión no depende de la voluntad, sino  una  enfermedad que tiene tratamiento

¿Cómo saber si un niño está deprimido?

Muchas veces los síntomas parecen parte de las conductas normales y por lo mismo pueden pasar inadvertidos al inicio. Los niños más pequeños generalmente se ponen más irritables o agresivos, pueden tener conductas como volver a orinarse o defecarse y aparecen cambios en su nivel de actividad. Mientras esto ocurre, pueden observarse momentos de tristeza o llanto, falta de ganas o energía para hacer las cosas que les gustan, alteraciones del sueño y también del apetito.

Los signos de la depresión en los niños incluyen:

  • Irritabilidad o rabia
  • Sentimientos de tristeza o desesperanza, a veces manifiestan querer morir
  • Aislamiento social, sensación de ser rechazados o no queridos, culpa
  • Cambios en el sueño y apetito: aumentado o disminuido
  • Agotamiento, fatigabilidad, dificultad para concentrarse, baja en el rendimiento escolar
  • Poca energía, Dolores de cabeza, de guatita, rechazo a ir al colegio y a actividades que antes les agradaban
  • Pensamientos de muerte o suicidio

No todos los niños presentan todos los síntomas. Estos pueden manifestarse de manera diferente en distintos lugares y a distintas edades. En la medida que el niño crece, la depresión se va pareciendo más a la del adulto.

Especialmente los adolescentes pueden empezar a consumir drogas o alcohol.

El tratamiento es de manejo de especialista, debe incluir a los padres y se utilizan distintas técnicas de psicoterapia y medicamentos en algunos casos