Trastorno Obsesivo Compulsivo

Por: Dra. Dolly Figueroa Ellinger
Sábado 12 de julio, 2014
Obsesiones

Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos que se vienen a la mente de la persona en forma repetida y de los cuales es difícil liberarse. Las más comunes en niños y adolescentes son: temor de contaminación de enfermedades graves, fijación en números de la suerte o mala suerte de daño a sí mismo u otros, necesidad de simetría o exactitud y duda excesiva. 

La compulsión es una sensación que la persona tiene de tener que repetir actos físicos o mentales, generalmente frente a una idea obsesiva, para “neutralizarla”, y que se llaman rituales. Los más frecuentes son rituales repetitivos de limpieza o lavado, tocar, contar, repetir, arreglar u ordenar, chequear o cuestionar y acumular. 

El TOC afecta 2–3% de los niños. En la niñez es más frecuente la aparición temprana en varones, en cambio, en los adultos la frecuencia es igual en hombres y mujeres. 

A muchos niños y adolescentes el trastorno les altera severamente el funcionamiento académico, social y familiar, ya que pueden perder mucho tiempo en la realización de rituales, en desmedro de otras actividades más propias de la edad. 

El TOC puede emerger en la niñez temprana (entre 5 y 8 años) y ser especialmente pernicioso en el funcionamiento del niño, interfiriendo con el desarrollo normal en distintas áreas. La intervención precoz capacita al niño para enfrentar estas situaciones de modo que se minimice la ansiedad que interfiere con su funcionamiento. 

Para la mayor parte de niños y adolescentes, la combinación de tratamiento farmacológico, terapia conductual, e intervenciones familiares constituyen el modelo de abordaje que ha demostrado mejores resultados.