Trastornos Obsesivos
martes 01 de julio, 2014
Temas: Obsesiones

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo?
El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una enfermedad que hace que las personas tengan pensamientos que no desean (obsesiones) y que repitan ciertas conductas (compulsiones) una y otra vez. Todos tenemos hábitos y rutinas en nuestra vida cotidiana que nos parecen apropiadas y que habitualmente no interfieren con nuestro funcionamiento y relaciones, sin embargo, para las personas con TOC, los patrones de conducta se transforman en un problema y un motivo de consulta.

La mayoría de las personas con TOC saben que sus obsesiones y compulsiones no tienen un sentido claro o bien persisten sin una razón justificada, pero no las pueden ignorar ni tampoco frenar, invadiendo su espacio mental en contra de su voluntad.

¿Qué son las obsesiones?
Las obsesiones son habitualmente ideas, imágenes (muchas veces imágenes horribles, sacrílegas, pornográficas o muy desagradables), temores a impulsos o temor a perder el control, dudas persistentes e invasoras. Todos fenómenos que se quedan pegados en la mente de una persona en forma reiterada y persistente. Una persona con TOC no desea tener estos pensamientos, le perturban ya que son contrarios a sus valores, lucha contra ellos, pero no puede controlarlos y le cuesta mucho desprenderse de ellos. Estos fenómenos pueden aparecer de forma ocasional o bien ocupar gran parte del espacio mental y del día de la persona.

¿Qué son compulsiones?
Las obsesiones generan en las personas con TOC ansiedad, miedo, vergüenza, asco o malestar intenso, y descubren a poco andar que realizando ciertas conductas, de acuerdo a ciertas “reglas” se alivian, llamamos a estas conductas compulsiones, conductas de neutralización o rituales obsesivos. Por ejemplo, una persona que tiene TOC puede tener pensamientos obsesivos relacionados con los gérmenes, la suciedad o el peligro de contaminación, y por esta causa iniciar conductas de lavado de las manos y el cuerpo, una y otra vez. Realizar compulsiones o conductas de neutralización puede generar alivio transitorio, pero en el largo plazo solo agravan el problema.

¿Cuáles son algunos ejemplos de obsesiones comunes?
Los siguientes son ejemplos de obsesiones comunes:

  • Miedo a la suciedad o a los gérmenes.
  • Disgusto por los desechos o los líquidos corporales.
  • Preocupación con el orden, simetría y la exactitud.
  • Dudas invasoras y persistentes.
  • Preocupación de que una tarea no se haya realizado de manera perfecta.
  • Miedo de tener pensamientos malos o pecaminosos.
  • Pensar en ciertos sonidos, imágenes, palabras o números todo el tiempo.
  • Necesita revisar continuamente las cosas.
  • Temor de dañar o perjudicar a un miembro de la familia, amigos o a un tercero.

¿Cuáles son algunos ejemplos de compulsiones comunes?
Los siguientes son ejemplos de compulsiones comunes:

  • Limpiar, arreglar, lavarse las manos repetidamente, tomar baños o cepillarse los dientes una y otra vez en base a ciertas reglas fijas.
  • Revisar cajones, puertas y artefactos eléctricos para asegurarse de que están cerrados, asegurados, apagados o en cierta posición.
  • Repetir acciones constantemente, salir y entrar por una puerta, levantarse y sentarse de un asiento o tocar ciertos objetos varias veces.
  • Ordenar y disponer cosas de cierto modo.
  • Contar una y otra vez hasta cierto número.
  • Guardar periódicos, correspondencia, mails u otros objetos que ya no son necesarios.
  • Buscar seguridad y aprobación continua.

¿Qué tan común es el TOC?
Por muchos años se pensó que el TOC era una enfermedad rara e infrecuente, pero estudios recientes demuestran que afecta a cerca de 100 mil personas mayores de 15 años en Chile. Esto es aproximadamente el 1% de las personas en este grupo de edad. El TOC afecta a hombres y mujeres por igual. Además cerca del 90% inicia su sintomatología antes de los 21 años, y tiene un retraso en el diagnóstico entre 7 a 10 años.

¿Qué causa el TOC?
El TOC es uno de los trastornos psiquiátricos mejor entendidos, se sabe que la herencia juega un papel clave, en el sentido de que habitualmente hay varios familiares afectados en las distintas generaciones, y se sabe también que hay ciertos circuitos neurales que funcionan de manera disarmónica, los que afortunadamente pueden ser modulados por la medicación y un tipo especial de psicoterapia, llamada terapia cognitiva conductual.

¿Existen otras enfermedades asociadas con el TOC?
Cerca de 2 de cada 3 pacientes con TOC sufren o van a sufrir una Depresión en algún momento de su vida, al mismo tiempo cerca de la mitad de los pacientes experimentan síntomas de ansiedad significativa o tienen un trastorno de ansiedad formal como un Trastorno de Pánico o una Fobia. También se ha descrito una mayor frecuencia de Déficit Atencional y Trastornos Alimentarios.

¿Cuál es el tratamiento para el TOC?
El tratamiento del TOC incluye el uso de medicación antidepresiva con efecto antiobsesivo, que en general logran reducir hasta el 60%-70% de la sintomatología, y se utiliza especialmente en los cuadros moderados a severos. Adicionalmente se ha desarrollado un tipo especial de psicoterapia llamada Terapia Cognitiva Conductual que crea un modelo personalizado acerca de las obsesiones, compulsiones y creencias del paciente en particular y aplica una serie de intervenciones con el fin de exponer al paciente en forma segura a sus temores con el objetivo de ir logrando habituación y la reducción paulatina de las compulsiones que son las que en gran parte favorecen que el TOC se mantenga y cronifique. Este tipo de psicoterapia manejada por expertos puede utilizarse sola en los casos leves a moderados, y en forma combinada con la medicación logran reducciones de hasta 90% de la sintomatología obsesiva, y un efecto duradero en el tiempo.

¿Qué es el Espectro Obsesivo o los llamados Trastornos relacionados con el TOC?
Existe un consenso creciente entre los diversos especialistas de que algunos trastornos psiquiátricos están íntimamente relacionados con el TOC, a esto se le ha llamado el Espectro Obsesivo, ya que todos ellos tienen conductas repetitivas, compartirían similares alteraciones de la actividad de sus neuronas, tendrían una genética común y similares intervenciones terapéuticas a las que se utilizan en el TOC (medicamentos y psicoterapia) serían efectivas. Entre estos problemas encontramos a la Tricotilomanía (arrancarse compulsivamente los pelos), el Sd. Tourette (presencia de tics motores y vocales), el Trastorno Dismórfico Corporal (obsesiones corporales, generalmente expresadas a través de la creencia poco realista de que alguna parte del cuerpo o la cara es deforme o fea), la Hipocondría (temor de estar padeciendo una enfermedad potencialmente grave), El Trastorno de Acumulación (dificultad para desprenderse de ciertas posesiones, y/o acumular objetos que ocupan espacio significativo y comprometen el desarrollo de las actividades habituales), el Trastorno de Excoriación (rascado compulsivo de la piel) y la Personalidad Obsesiva (persona que se caracteriza por una preocupación y comportamiento excesivamente marcado por los detalles, las reglas, el orden y el control, generando sufrimiento en la persona o su entorno).