¿Cuándo consultar con un psiquiatra? o la psiquiatría como una disciplina amigable
lunes 27 de julio, 2015
Temas: Noticias y Reportajes , Estigma

Quisiera iniciar el presente artículo, desmitificando y reivindicando a mi especialidad. Esto, ya que no es raro escuchar que la gente se refiera a nosotros como “loqueros”, hable de ‘caer’ al psiquiatra (¿alguien acaso dice haber ‘caído’ al traumatólogo?, aunque parecería más pertinente), o al recibir la sugerencia de consultar con un especialista, responden rápidamente “Yo no soy de ‘esos’… no estoy tan chiflado!!!” (sintiéndose no poco insultados). ¿Acaso no han escuchado más de alguna vez, a alguien referirse a otra persona, en tono despectivo, como “Ésta es una bipolar!!!”, o tildar a alguien poco productivo y/o triste, de “depresivo”?

¿¿¿Cierto???

Bueno pues, mi humilde cruzada parte por acá, intentando aclarar que los psiquiatras no somos todos caballeros mayores que fuman pipa, sentados en silencio tras el respaldo de un diván, anotando cada palabra que el paciente emite, para luego hacer una dura crítica, analizando hasta lo que el paciente no quería mostrar. Y que luego llenamos varias hojas de nuestros recetarios con ‘pócimas’ carísimas, que tienen por objetivo alienar o robotizar al pobre ciudadano que ingresó a nuestra consulta.

Somos personas ‘bastante normales’ (jajaja), como cualquier otro profesional. Que tenemos en común el deseo de ayudar a las personas, aunque sus problemas o patologías parezcan inabordables. Muchos luchamos por mantener nuestros conocimientos al día, ya que esta rama médica que partió cercana al chamanismo (sin desmerecer), ha avanzado notablemente, basándose en la evidencia. Por eso no extraña hoy escuchar de la fármaco-genómica y de los antidepresivos multimodales. Lo mismo ha sucedido con la psicoterapia, una disciplina cada vez más ligada a las ciencias duras.

Pero me parece más importante aún, el que no se discrimine a nuestros pacientes. Una persona no puede ser tildada de ‘loca’, por el solo hecho de asistir a una consulta psiquiátrica. Me atrevo a decir que es muy por el contrario… quien tiene la claridad de saber cuándo pedir ayuda, no puede estar más alejado de la locura.

Sí, son personas que sufren. Sí, son personas que tienen problemas. Sí, son personas que pueden comportarse en ocasiones, distinto a la media. Pero quiero repetirlo vehementemente: ¡NO SON LOCOS!

Son personas que necesitan ayuda. Y que si tienen la fortuna de buscarla y seguir las indicaciones, pueden lograr una recuperación completa, y llevar una vida tan normal como la de su vecino: un trabajo productivo, una familia feliz, una red de amigos… lo que todos quisiéramos.

Con eso no quiero decir que no haya personas que cursan patologías psiquiátricas graves, que están desadaptados, que generan disrupción y sufren gravemente tanto ellos como quienes les rodean. Sólo quiero aclarar que esos son los menos.

Con este pequeño análisis quisiera invitarles a seguir leyendo nuestros artículos, que tendrán por objetivo el entregarles información que consideramos útil, atingente y de ayuda; y, de ser necesario, recibirlos de brazos abiertos en nuestras consultas, buscando la mejor manera de ayudarlos.