Ansiedad Social. Más allá de la vergüenza
domingo 05 de abril, 2015
Temas: Ansiedad/Pánico

Ha sentido miedo de ser evaluado por otras personas o se ha sentido avergonzado por un tiempo largo sin necesidad? ¿La mayor parte del tiempo se siente extremadamente ansioso cuando ha estado sometido a la opinión de los demás? ¿Estas preocupaciones le hacen difícil llevar acabo las actividades diarias, como hacer diligencias o hablar con otras personas en el trabajo o la escuela?

Si es así, puede que tenga un tipo de trastorno de ansiedad llamado fobia social o trastorno de ansiedad social

La fobia social es un miedo extremadamente intenso e irracional a ser juzgado por otros y a sentir vergüenza. Este miedo puede ser tan potente que se evita ir al trabajo o a la escuela o llevar acabo las actividades diarias.

Toda persona ha sentido ansiedad o vergüenza alguna vez. Por ejemplo, conocer personas nuevas o dar un discurso puede poner nervioso a cualquiera. Algunas son mas tímidas que otras. Pero las personas que tienen fobia social se preocupan por éstas y otras cosas semanas antes de que éstas ocurran.

Quienes tienen fobia social tienen miedo de hacer cosas comunes delante de otras personas; por ejemplo, pueden tener miedo de firmar un cheque delante del cajero de una tienda, o pueden tener miedo de comer o beber delante de otras personas, o de usar un baño público. La mayoría de las personas que tienen fobia social saben que no deberían sentir el miedo que sienten, pero no lo pueden controlar. A veces terminan alejándose de lugares donde creen que podrían verse obligados a hacer algo que los avergüence. Para algunos, la fobia social es un problema sólo en determinadas situaciones, mientras que otros tienen síntomas en casi todas las situaciones sociales.

Usualmente, la fobia social comienza durante la juventud. Un médico puede determinar que una persona tiene fobia social si la persona ha tenido síntomas durante un mínimo de seis meses. Sin tratamiento, la fobia social puede durar muchos años e incluso toda la vida.

Personas con fobia social tienen la tendencia de:

Sentir mucha ansiedad al estar rodeados de otras personas y tener dificultad para hablar con ellas a pesar de querer hacerlo.
Sentirse tímidos y avergonzados delante de otras personas.
Tener mucho miedo de que otras personas los juzguen.
Preocuparse por muchos días o semanas antes de un evento donde habrán otras personas.
Alejarse de lugares donde hay otras personas.
Tener dificultad para hacer y conservar amistades.
Sonrojarse, sudar o temblar cuando están rodeados por otras personas.
Tener náuseas o malestar en el estómago cuando están con otras personas
A veces la fobia social es hereditaria, pero nadie sabe con seguridad por qué algunas personas la tienen y otras no. Los investigadores han descubierto que el miedo y la ansiedad involucran varias partes del cerebro. Al aprender más sobre cómo funciona el miedo y la ansiedad en el cerebro, los científicos podrán crear mejores tratamientos. Además, los investigadores están intentando descubrir de qué manera el estrés y los factores ambientales pueden estar involucrados.

¿Cómo se trata la fobia social?

Primero, hable con su médico acerca de sus síntomas. El médico le realizará un examen para asegurarse que no sea otro problema físico el que está causando los síntomas.

Por lo general, la fobia social se trata con psicoterapia, medicamentos o ambos.

Psicoterapia. El tipo de psicoterapia llamada terapia cognitiva-conductual es especialmente útil para tratar la fobia social. Le enseña a la persona diferentes maneras de pensar, comportarse y reaccionar a distintas situaciones con el objetivo de ayudarlo a sentirse menos ansioso o temeroso.

Medicamentos. Los médicos también pueden recetar medicamentos para ayudar a tratar la fobia social. Los medicamentos que se recetan con más frecuencia son ansiolíticos y antidepresivos. Los medicamentos ansiolíticos son de diferentes tipos. Muchos hacen efecto de inmediato, pero generalmente no deben tomarse durante largos períodos de tiempo.

Los antidepresivos se usan para tratar la depresión, pero también sirven para tratar la fobia social. Probablemente sean más comúnmente recetados para tratar la fobia social que los medicamentos ansiolíticos. Los antidepresivos pueden tardar varias semanas en hacer efecto, incluso algunos pueden causar efectos secundarios, como dolor de cabeza, náuseas y sequedad bucal. Generalmente, para la mayoría de las personas, estos efectos secundarios no se convierten en un problema, en especial si se comienza con una dosis baja y se aumenta lentamente con el paso del tiempo.Toda persona que tome antidepresivos debe ser supervisada de cerca, especialmente cuando comienza un tratamiento con estos medicamentos.

Otro tipo de medicamento llamado betabloqueadores puede ayudar a controlar algunos de los síntomas físicos de la fobia social, como sudor excesivo, temblor o aceleración del corazón. Se recetan generalmente cuando los síntomas de la fobia social aparecen en situaciones específicas, como lo es el "miedo escénico".

A algunas personas les va mejor con la terapia cognitiva-conductual, mientras que para otras son mejores los medicamentos. Incluso para otras, lo mejor es una combinación de los dos. Hable con su médico acerca de cuál es el tratamiento indicado para usted.