No todas las depresiones son iguales
martes 04 de abril, 2017
Temas: Depresión , Trastorno Bipolar

El 30 de marzo se celebró el día mundial de la Enfermedad Bipolar. A propósito de esta fecha es que resulta importante destacar un aspecto de esta patología. La enfermedad bipolar, al presentarse con episodios de manía/hipomanía (aceleramiento) y depresión, puede ser erróneamente diagnosticada como un cuadro depresivo monopolar, es decir, cuando la persona solamente tiene episodios de baja de ánimo.

La dificultad en clarificar qué cuadro presenta la persona, ya sea una depresión monopolar o una depersión bipolar, sigue siendo un problema importante para los clínicos. Como ocurre con todos los problemas en psiquiatría, no existe hasta el momento algún método de laboratorio que permita concluir ciertamente cuál es el diagnóstico de una persona. Entonces, la distinción se realiza en base a criterios clínicos, esto es, en base a síntomas y la historia de largo plazo de la persona. Pero aquí el problema no termina, ya que las clasificaciones actuales describen para la depresión monopolar y bipolar los mismos síntomas. En realidad, ambas pueden superponerse bastante en sus características. Sin embargo, ciertas manifestaciones tienden a ser algo más frecuentes en la depresión bipolar. Así, los episodios depresivos con aumento del apetito, con aumento del dormir, con insomnio especialmente en la madrugada, con retardo psicomotor (lentitud motora), suelen sugerir una enfermedad bipolar. También es más frecuente que estos casos debuten más precozmente en la vida (antes de los 25 años), que se presenten en el período del post parto y se asocien a síntomas psicóticos (ideas delirantes y alucinaciones) entre otras características.

Lamentablemente, no hay un perfil típico, que pueda ser diagnosticado en una sola entrevista a un paciente y frecuentemente es necesario mantener un control y seguimiento del paciente, para obtener una visión en el tiempo de su evolución. La distinción es relevante, ya que el tratamiento para la depresión bipolar es muy distinto que el que se indica en la depresión monopolar. De hecho, el uso de antidepresivos en pacientes con depresión bipolar podría al menos resultar no muy útil, cuando no, complicar la evolución del trastorno bipolar a largo plazo haciéndolo más inestable.