La Piromanía
miércoles 01 de febrero, 2017
Temas: Noticias y Reportajes

La piromanía se refiere a aquellas personas que tienen una cierta fascinación por el fuego, se sienten atraídas por el y por las consecuencias o circunstancias asociadas, les atrae el movimiento que generan, el equipo y el personal que se desplaza para controlarlo, y todo el operativo de despliegue. Son personas que habitualmente han generado varios episodios deliberados de incendio, los observan, pueden incluso participar en su control posterior, y experimentan una gran tensión o excitación previo al hecho, y posteriormente alivio y placer al haberlo iniciado.

Los pirómanos no realizan estos actos por ganancias económicas, delictuales, ideología, o actos terroristas de ciertos grupos de interés, ni tampoco son personas con retardo mental, demencias ni un estado psicótico como esquizofrenia. Sino que son personas completamente conscientes de sus actos, y gastan bastante tiempo en su preparación y planificación, no les importa las consecuencias para la vida y los otros, e incluso pueden experimentar placer por estas consecuencias.

No se conocen las causas ni la prevalencia en la población general de la piromanía, la que es un trastorno muy raro, pero se sabe que cerca del 1% de las personas han iniciado un incendio, aunque sea pequeño alguna vez en su vida, tengan o no piromanía. Las personas con estas conductas tienen habitualmente una personalidad con rasgos antisociales, abusan del alcohol y drogas, y pueden ser jugadores patológicos (ludopatía). Se sabe además que la mayoría de los pirómanos son hombres, con bajas habilidades sociales y que en la niñez y adolescencia tenían trastornos conductuales, déficit atencional, problemas académicos y a veces legales.

El tratamiento es difícil, ya que la persona por un lado experimenta placer de estas situaciones, y por lo tanto no tiene conciencia clara de enfermedad y tiene además interés en repetirlas, y por otro lado la naturaleza censurable de la conducta evita que pida ayuda. De todas maneras, en caso de requerir tratamiento es algo muy similar a los programas de adicciones o juego patológico, en el que se realiza una evaluación completa de la persona, las enfermedades asociadas, y se define un plan de tratamiento que habitualmente implica el uso de medicación, intervenciones psicoterapéuticas y familiares.